La mayoría de los cuentos infantiles buscan un final feliz y una moraleja: los buenos son premiados y los malos, castigados. Pero los cuentos de Saki son todo lo contrario. Es más, muchas personas creen que las historias de Saki son demasiado macabras para los niños. Saki creía que los niños no tienen que ser un ejemplo de bondad, sino que su misión es recordarles a los adultos que tienen que ser auténticos en medio de tanta falsedad. Es que para Saki, las personas mayores, más sensatas y mejores, demuestran a cada rato estar profundamente equivocadas en asuntos sobre los que suelen expresar la mayor certeza. Para corregirlas están, por supuesto, los niños.

Relatos horriblemente buenos y escalofriantes
$870,00
Relatos horriblemente buenos y escalofriantes $870,00

La mayoría de los cuentos infantiles buscan un final feliz y una moraleja: los buenos son premiados y los malos, castigados. Pero los cuentos de Saki son todo lo contrario. Es más, muchas personas creen que las historias de Saki son demasiado macabras para los niños. Saki creía que los niños no tienen que ser un ejemplo de bondad, sino que su misión es recordarles a los adultos que tienen que ser auténticos en medio de tanta falsedad. Es que para Saki, las personas mayores, más sensatas y mejores, demuestran a cada rato estar profundamente equivocadas en asuntos sobre los que suelen expresar la mayor certeza. Para corregirlas están, por supuesto, los niños.