La naranja maravillosa

Los cuentos de este libro son inquietantes. Los hechos que se narran son extraños. Pero desde la mirada de un niño lo maravilloso forma parte de la vida cotidiana. 

Silvina Ocampo (1903-1993) nació en Buenos Aires. Durante su juventud estudió dibujo y pintura en París con Giorgio De Chirico y Fernand Léger. Hacia 1935, luego de conocer a Adolfo Bioy Casares, con quien se casó en 1940, se dedicó por entero a la literatura. Como en el caso de Jane y Paul Bowles, ese matrimonio entre dos grandes escritores creó una leyenda que no deja de agigantarse con el paso de los años. Acaso, el haber vivido rodeada de figuras de la talla de su hermana Victoria y de Jorge Luis Borges le dio la libertad para cultivar, al amparo de una penumbra tan fecunda como necesaria, su irreductible singularidad. Nunca aspiró a ser una figura pública: "no soy sociable, soy íntima", declaró alguna vez. Como lo prueba la enorme cantidad de obras inéditas que dejó al morir, su vida tuvo una pasión dominante: escribir. 

La naranja maravillosa
$199,00
Cantidad
La naranja maravillosa $199,00

Los cuentos de este libro son inquietantes. Los hechos que se narran son extraños. Pero desde la mirada de un niño lo maravilloso forma parte de la vida cotidiana. 

Silvina Ocampo (1903-1993) nació en Buenos Aires. Durante su juventud estudió dibujo y pintura en París con Giorgio De Chirico y Fernand Léger. Hacia 1935, luego de conocer a Adolfo Bioy Casares, con quien se casó en 1940, se dedicó por entero a la literatura. Como en el caso de Jane y Paul Bowles, ese matrimonio entre dos grandes escritores creó una leyenda que no deja de agigantarse con el paso de los años. Acaso, el haber vivido rodeada de figuras de la talla de su hermana Victoria y de Jorge Luis Borges le dio la libertad para cultivar, al amparo de una penumbra tan fecunda como necesaria, su irreductible singularidad. Nunca aspiró a ser una figura pública: "no soy sociable, soy íntima", declaró alguna vez. Como lo prueba la enorme cantidad de obras inéditas que dejó al morir, su vida tuvo una pasión dominante: escribir.